NÚRIA PERAIRE – LA VIDA EN ‘KIWI’

 waitomo caves barcaUna de las rutas por las Waitomo Caves acaba aquí.

El hambre hace magia. El instinto de supervivencia puede provocar grandes atrocidades, pero también grandes maravillas. Como la que se puede ver en las Waitomo Caves, un grupo de 300 cuevas situadas en la isla norte de Nueva Zelanda.

Existen desde hace unos dos millones de años, pero no fue hasta el 1887 que se descubrieron. A través de grietas y hoyos en la superficie se accede a cavernas y ríos subterráneos. Una vez se desciende, entre la oscuridad, se ben pequeñas luces verdosas por todo el techo. Son un tipo de luciérnagas que han encontrado en estas cuevas de piedra caliza su hábitat perfecto. Tienen oscuridad, silencio y la suficiente humedad.

El secreto de su luminosidad es el hambre. En medio de la tiniebla, la luz les sirve para atraer pequeños insectos que devoraran. Cuanto más hambrientas están, más brillan. Son tan numerosas que en la Glowworn Cave crean un cielo estrellado, un universo paralelo que se contempla mientras se flota en el río subterráneo que recorre la cueva. La sensación de flotación acentúa todavía más la magia del momento, como si fuésemos un astronauta que observa el universo.

Si entramos al detalle la realidad rompe tanta poesía. Una vez los insectos son atraídos por la luz de las luciérnagas (que bonitas, no son) quedan enganchados en unos finísimos hilos pegajosos que éstas generan con baba.

Los maoríes ya sabían de la existencia de las luciérnagas, pero no fue hasta que entraron en las cuevas que se dieron cuenta de la profundidad y inmensidad de las mismas. Un jefe local maorí, Tane Tinorau, acompañado por un investigador europeo, Fred Mace, fueron los primeros en recorrerlas todas. Los primeros en apreciar la acústica de la Cathedral Cave y los primeros en maravillarse con las estalactitas y las estalagmitas.

Dos años más tarde, Tane comenzó con las visitas guiadas que se mantienen hasta ahora. Existen diversos recorridos y niveles de riesgo. Se puede disfrutar de la cuevas con un pequeño paseo o se puede escoger la ruta más aventurera. It is up to you.

nonameEntrada, evidentemente, para la ruta no aventurera. El paseo es genial.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAÉsta es la entrada a las cuevas para los más aventureros.

(Dentro de las cuevas no se pueden hacer fotos. Aquí encontraréis las fotos oficiales)