ISMA MONFORT – CRÒNICA URBANA

State Fair - Isma Monfort - Kolhosp

Si mai vols veure un nord-americà desencaixar la mandíbula, simplement demana-li que intenti definir amb una sola frase què és per a ell la ‘fira estatal’ de la zona on viu. Segurament no podrà, és quasi impossible. Amb la poc lloable intenció de poder lliurar-me de l’esforç d’haver de resumir per a mi mateix el concepte, he descobert una divertida manera de fer-los cavil·lar de valent. La resposta més habitual acaba sent una llista dels elements que un pot trobar a les ‘State Fair’, i la millor de totes les que m’han donat -no sense abans passar pel tràmit de ‘la llista’- ho defineix com ‘el lloc on els (nord-)americans és reuneixen’. Prou bona, però massa genèrica. El problema és que les fires estatals, actualment, no són mai una sola cosa. Probablement en un inici eren simplement un lloc de trobada de grangers i pastors, on cadascú mostrava els seus millors productes en una senzilla competició que atorgava prestigi (i una petita suma de diners) als guanyadors. Ja se sap… el porc més gran, la fruita més gustosa, el cavall més elegant, o la carabassa digne de ser convertida en la ‘carrossa de la ventafocs’. A partir d’aquí però, les fires han anat incorporant amb el pas dels anys més i més activitats, fins a convertir-se en autèntics monstres capaços d’acollir més de 230.000 persones en un sol dia (rècord establert al 2012 a la fira estatal de Minnesota, un estat amb menys població que Catalunya).

Així doncs, què hi ha a la fira? Doncs molts animals de granja, exposicions d’art, mostres de talent, concerts, atraccions de fira, mostres de productes locals, estands promocionals, activitats per a nens i nenes, mostres de fruites i verdures, competicions gastronòmiques, escultures de mantega, shows de tota mena, competicions gimnàstiques, rodeos, ‘destruction derbys’, actes polítics, mostres gratuïtes de nous productes, exposicions d’associacions locals… i molt menjar poc saludable punxat en un pal. Com per exemple les barres de xocolata i caramel arrebossades i fregides. O directament una barra de mantega arrebossada i fregida. O bacon sucat en xocolata. O un cubell de patates fregides. O un cubell de galetes de xocolata. O una bola de gelat flotant en Coca-Cola. O gelat de bacon. O els increïblement pràctics ‘walking tacos’: una bossa de ‘Doritos’ esmicolats amb tots els ingredients que acostuma a tenir un taco, i una convenient cullera de plàstic per menjar-ho mentre un es baralla per avançar entre la multitud.

State Fair - Isma Monfort - Kolhosp

Però per entendre aquesta bogeria cal, sobretot, entendre les particularitats de les zones on es celebren. Les fires estatals més grans sovint tenen lloc a les zones rurals amb grans extensions dedicades a la agricultura i la ramaderia, tot i que per qüestions de logística els terrenys de la fira sempre es troben a les grans ciutats. Però això implica per a molts haver de recórrer grans distàncies en cotxe i, possiblement, perdre algun dia de feina. Aquí als EUA, de mitjana, els treballadors tenen només una o dues setmanes de vacances pagades, xifra que és encara més reduïda per a grangers i ramaders (tal i com passa arreu del planeta). Així que el que per a nosaltres possiblement serien una dotzena o més d’esdeveniments repartits durant tot l’any, ells necessiten concentrar-ho tot en els deu dies que acostuma a durar una d’aquestes fires. Sens dubte, cal aprofitat per a tastar tot el que es pugui.

I com no podia ser d’altre manera la falta de fre i moderació significa diners, molts diners. Buscant l’oficina de premsa a l’edifici de l’organització de la fira d’Iowa, vaig poder veure la sala on processaven, contaven, i classificaven feixos de bitllets. N’hi havia a carretades. No vaig tenir ocasió de preguntar res, no tinc ni idea d’on venien aquells bitllets ni la quantitat total. Tampoc en conec el destinatari ni el temps necessari per a recaptar aquelles quantitats. El fet és que per entrar a la fira has de pagar, per tenir un estand has de pagar, per posar una atracció de fira has de pagar, i fins i tot per a participar a alguns concursos també has de pagar. Així que suposo que per a uns quants la pregunta inicial no és tant complicada de contestar: les ‘state fairs’ són rectangulars, de color verd i tenen la cara d’algun president dels EUA estampada.

[Àlbum de fotos de la ‘Iowa State Fair’]
[Àlbum de fotos de la ‘Minnesota State Fair’]

JOSE A SANTOS – ARTE Y CULTURA

Entrada a la exposición principal ‘ILLUMInazioni’ – las palomas están disecadas

He vuelto de la Bienal de Arte de Venecia, un mastodonte que se organiza en la ciudad que inventó el turismo y la banca y que reúne la troupe del arte internacional cada dos años. Ha sido un viaje relámpago para ver en unas horas lo que se ha organizado para hacerlo en días y días y días. Así que este post tendrá mucho de “aquí hay esto” y “aquí aquello” y quién quiera saber más que se haga con el catálogo principal, si puede: buenamente pesará un par de kilitos de puro conocimiento artístico en italiano e inglés.

Esta celebración del arte se viene organizando desde hace más de un siglo en un parque – por nombre Giardini – que, según parece, cuando no acoge la bienal es el cálido refugio de los yonquis y putas de la ciudad de las góndolas (una breve anotación por si se visita la ciudad en período de barbecho festivalero). Aquí, en los Giardini, hay espacio para una treintena de pabellones nacionales. Lo que significa que sólo hay 30 países con pabellón permanente dentro del espacio de la bienal. 30 agraciados por la Diosa Fortuna, descendida en su día del Olímpo en forma de juego de política internacional de los años 30. Orgullosos de la patria NO os asustéis; la nación española tiene el suyo propio. El primer edificio que te encuentras a la izquierda de la entrada. Construido en los felices años 20. Repintado durante el franquismo para colocarle un aguilucho tamaño XL. Y convenientemente remodelado en esta ocasión para ser contenedor de la propuesta de Dora García ‘Lo inadecuado’.

¿Y de qué va la película de Dora García? Pueeeees, de que lo que hay dentro del pabellón español es inadecuado para estar dentro de un espacio así (no sacaré matrícula por una crítica así, pero es mi impresión para el aprobado “por los pelos” que el espacio del post es corto y he de pasearme por otros pabellones de la bienal). Si queréis más información sobre el lo que ha llevado España: en youtube, aquí, en italiano y como coletilla de la propuesta francesa.

La rotativa de la vida en el pabellón francés

Por cierto, que lo que se ha traído Francia a Venecia en esta ocasión – una instalación de Christian Boltanski – me pareció de lo mejorcito. Reflexionando sobre la vida y la muerte, y la alienación y la identidad. Lo vi después de darme un garbeo (o antes) por el pabellón húngaro donde Hajnal Németh hacía de los restos de un coche accidentado una opera-interrogatorío bastante divertido.

Leer como si se cantara ópera: “Te gustó el pabellón Hungarooooo? Yeees”

Pero para diversión: los estadounidenses, que son una buena gente a la hora de reírse de sí mismos y de su American Way of Life. Hay un poco de humor cuando los artistas Allora y Cazadilla ponen una tanqueta al revés y colocan una cinta corredora encima y a un atleta haciéndola funcionar. Y así, poder exclamar entonces: ¡deporte sobre una estructura militar imponente!? Mmmmmh… interesante.

¿Más humor typical USA? Un cajero automático que es el órgano de una supuesta catedral, con música celestial incluída cada vez que se saca dinero (y se puede hacer) Y de esta manera, exhortar un sonoro: ¡el Dios Capitalismo te concede un crédito! Hehehe… esta pieza me hizo gracia. Qué cosas. En definitiva, los norteamericanos ejercen una sana y humorística crítica sobre su propio sistema en su propio edificio. Pero sin ir mucho más allá.

Eso sí, otros países no parecen tener ni un gramo de sentido del humor sobre ellos mismos. Es el caso de Israel, que aprovecha los metros cuadrados de su pabellón para amueblarse un pisito al estilo ‘Nosotros y nuestro territorio’ y, de paso, chismear sobre sus vecinos y hacer un poco de política exterior.

Entrada al pabellón español – tranquilos el pollo franquista desapareció hace años

Y poco más: he tenido el tiempo justo para ver otros tres o cuatro pabellones – como el de Alemania, que da más miedo que un concierto de Rammstein en un iglesia – o como el del Reino Unido, que es la reproducción exacta y milimétrica de un edificio que sería el escenario perfecto para rodar Syriana 2. Y para pasearme por el espacio principal de esta edición de la bienal de arte – con el nombre de ILLUMInazioni – antes de visitar, bastante cansado y saturado, algunas de las obras que hay en el edificio Arsenal – un espacio cercano a estos jardines que reúne piezas de artistas contemporáneos, fuera del formato nacional que hay en Giardini (y gracias porque, la verdad, esto de separar por naciones me ha dado un poco de pereza y me ha recordado más a Eurovisión – con sus cantantes y canciones representantes – que a una exposición de arte).

Por suerte, entre esas algunas de las obras que veo en el espacio del Arsenal, está The Clock de Christian Marclay. Genial. Y supongo que también para el jurado de la Biennale – ¡que aquí se dan premios! – que le ha concedido el León de Oro en este año 2011. Su idea es simple: reunir fragmentos de películas en los que aparecen relojes o se dice la hora que es. Pero su resultado es espectacular: montar estos fragmentos en una película de 24 horas de duración y hacer coincidir el tiempo fílmico con el tiempo real, ¡uau! Vi más de una hora de copy+paste en la que Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Jean Maria Volonté esperaban las 5 de la tarde para enfrentarse en duelo mientras 12 hombres de un jurado discutían sobre el veredicto y Jason Robards se levantaba de la siesta. Y sus segundos eran mis segundos. Esto es: lo más cercano que se puede estar para estar ahí dentro, en la pantalla; para ser uno parte de una película.

Algunos videos de la Bienal en youtube:
Canal de videos de la 54. Biennale di Venezia
Christian Marclay The Clock 4.07-4.12 pm
Art Biennale 2011 – USA
Art Biennale 2011 – France

JOSE A SANTOS – ARTE Y CULTURA

¿Tanto le gustaba a Thomas Alva Edison la música como para inventar el fonógrafo?
Quién sabe; quizás le interesaba más el dinero que podía conseguir con la patente. Un poco como las multinacionales del sector que aman la música lo suficiente para pretender hacerse millonarios con ella. Aunque no tenemos nada de que culparles. Ellos quieren vender, nosotros queremos comprar. Ellos nos dicen “quizás esta música te guste… cómprala”. Nosotros decidimos hacerlo. “Eh. No tan rápido… quizás quieras probar cómo suena en este formato… es el futuro. Suena mejor”. Ok. Nosotros lo compramos también. “Aunque este NUEVO formato es más más. Es: Lo Más”. Y volvemos a comprar lo mismo una tercera vez.

Un economista seguro que puede explicar mejor cómo funciona. Además a nosotros, tristes consumidores, ¿qué nos pasa cuando nos enamoramos de uno de esos formatos que ya no son Lo más? ¿Qué pasa si nos gustan los Lp? ¿Nos quedamos atrás?

¡Ah! El disco de vinilo – una cosa hecha de sal y petróleo – que no podemos escuchar mientras vamos en metro, ni cuando corremos por el parque o viajamos en coche. Un formato que no tiene 4.000 canciones de tus artistas favoritos (lo más 10 o 12 del mismo y en dos partes) y sin embargo para gente como – ver LISTA* al final del artículo – su existencia aún hoy es una maravillosa muestra de amor a la música.

Quiero decir que si no tienes unos cuantos Lp y un tocadiscos por casa ¿eso significa que no te gusta escuchar música? Bueno, tampoco es eso. El vinilo ha llegado vivo al siglo XXI gracias a que se ha seguido comprando pese a que hace casi 30 años que se le está dando por muerto: era el formato gordo y molesto del instituto; al que los cedés le quitaban el bocata y abofeteaban en el patio; y del que han burlado reproductores mp3, iPods… y hasta iPods Nano.

Y aquí sigue. Quitándole espacio al cedé en las grandes superficies y cuando digo las grandes superficies quiero decir los dos centros comerciales que hay en este país: el de las semanas de oro y el de los días del socio; no hace falta decir nombres. ¿Pero se vende más vinilo que cedé?

Según datos de Promusicae, la asociación que representa prácticamente al total de la industria discográfica de España, la respuesta es NO. Sus asociados vendieron 98.000 elepés. Les compraron 14.928.000 cedés. Y despacharon cero cassettes por favor, unos segundos de silencio por las entrañables cintas… qué recuerdos, ¡aquel “rebobinado manual” con boli BIC!

La venta de cedes ha caído los últimos años. La de vinilos también, pero no tanto. En general, la industria musical va mal. Y la culpa es de internet: hoy plataformas online como Spotify o Last.fm se están comiendo su negocio. Ya no pueden decirnos eso de: “quizás esta música te guste… cómprala”. Se teclea el nombre del cantante o grupo en cuestión; se zapean las 10 canciones de su nuevo disco y si no convence: nos olvidamos de él para siempre. Y si convence: mañana volveremos a teclear su nombre y le escucharemos un rato (la música en stream creció un 1711% en 2010). Y si convence doblemente: ¿nos compraremos su disco?

¡Ajá! Puede que sí y puede que no. Puede que nos lo descarguemos  se recomienda que legalmente (el pasado año se hicieron más de un millón y medio de descargas legales). Pero puede que optemos por salir a la calle y comprar el disco físico. Y que decidamos comprarlo en formato vinilo aunque pensemos que está pasado de moda, que es engorroso y que, principalmente, suena mal (si compras un Lp quizás puedas añadir tu nombre a los de – ver de nuevo LISTA* al final del artículo).


TXuiShhhhhZZZZ… esa maravillosa música de huevo frito

Hay un debate laaaaargo pero muy interesante sobre la calidad sonora del vinilo: Qué suena mejor: ¿un cedé o un Lp?. Hay motivos para estar a favor o en contra. Pero indudablemente todo se oirá tan bien como bueno sea tu equipo de música. Y ayuda mucho el trato que se dispense al cedé o al vinilo. En el mundillo artístico hay quien se pronuncia claramente: como Neil Young, que lleva pataleando contra lo digital desde los años 90 (sin que su discográfica renuncie a editar sus trabajos en cedé); como Pearl Jam que publican siempre sus trabajos semanas antes en vinilo; o aquí en España la Mala Rodríguez que ha renunciado a editar más discos en formato digital (¡ojo! que ella dice odiar el cedé como soporte, pero no la música digital).

A fin de cuentas, optar por comprar un vinilo y no un cedé no es una idea anacrónica. Cuando la calidad sonora la encontramos en nuestro ordenador; en nuestro reproductor mp3; en el lector de cedé del coche. Cuando aceptamos que se ha llegado a la supuesta perfección en la reproducción del sonido gracias a lo digital y que podemos acceder a la música de manera gratuita y escucharla una y otra vez sin que pierda calidad… ¿porqué no pagar en la tienda por algo grande, bonito, decorativo, imperfecto, perecedero?


3 millones de vinilos en la Fira Internacional del Disc de Barcelona 2011

Mucha gente decide escarbar en las analógicas tierras del vinilo (* LISTA). Dos veces al año se celebra en Barcelona una Fira Internacional del Disc. Con Fede Pedragosa, uno de los responsables de organización, me paseo por esta feria que reune a amantes del formato. Cumple 11 años y es el segundo que se hace en la Estació del Nord de autobuses. Fede me cuenta que esta vez hay 165 stands y cerca de 3 millones de discos en venta. Vienen disqueros de Francia, Estados Unidos o Canadá, entre otros países; con cajas y cajas de rock, principalmente.

Le comento que cómo puede ser que se sigan vendiendo discos. “Ya no hace falta comprar un disco si no te llena” me comenta, “ahora uno solo se compra aquellos discos favoritos“. Fede lleva una bolsa con dos elepés. ¿cuáles te has comprado? “Un disco de Venom, una rareza. Me ha costado 40 Euros. Pero no todo es tan caro. También me llevo la banda sonora de Yo, el Vaquilla, de los Chichos”.  Bonita portada.

“Fede, ¿el vinilo morirá?” pregunto
“Aunque solo sea para colgarlo en la pared, la gente seguirá comprando vinilos” contesta. Y sonríe.

¡Vinilo rules!

* LISTA – gente como nostálgicos, melómanos, clásicos, puretas, modernillos y gafapastas, coleccionistas, DJs e incluso Neil Young.

JOSE A SANTOS – ART i CULTURA

Punto UNO: las ferias sirven para poner en contacto vendedores con potenciales compradores. Y nada más;  ya pueden ser ferias de conejos, de yates o de cuadros. En eso todas se parecen y solo cambia la gente que compra y lo que compra esa gente. Así es, por ejemplo, en ARCOmadrid – una feria de Arte Contemporáneo que se celebra en Madrid desde hace 30 años, y que parece estar «en crisis» desde 1981 cuando que organizó por primera vez.

En ARCO lo que se compra y vende es arte hecho hoy: arte contemporáneo, que es una cosa muy vaporosa, etérea, prácticamente inmaterial; por lo que muchas veces no vale su peso en oro, sino el doble, o el triple, o… ¡vete tú a saber su precio! El caso es que es algo suficientemente caro como para que lo compre gente que tienen mucho dinero y un gusto exquisito para diferenciar el grano de la paja; o bien, para ser comprado por gente que tiene mucho dinero y, además, puede contratar a alguien, un experto, que sepa encontrar la mejor obra.

Pero también compran arte actual fundaciones como la de Coca Cola, que este mismo año ha adquirido en esta feria 10 nuevas obras que añadir a su colección; qué cosas: “por cada botella de refresco que se bebe, hay una colección de arte que se hace un poco más grande”. Y es que el objetivo de todo comprador de arte que se precie es el de acumular más arte. Más. Algo más. Otra obra más… y formar lo que se conoce como «Una Colección».

Y las mejores colecciones son – de menos a más – las coherentes, las que dicen «algo» y las que dicen «algo nuevo». Y por encima de todas ellas, están las impresionantes y las fascinantes. Dos categorías en las que se entra si se gasta uno mucho – muchísimo – en obras de artistas consagrados: los más caros… para entendernos.


Asi se pudo ver ‘Madrid desde Torres Blancas” de Antonio López

En esta edición había una de estas obras que juegan en la champions del arte actual: “Madrid desde Torres Blancas”, un cuadro de Antonio López de una vista de Madrid.

Verlo en mi caso fue parecido a acercarse a la Gioconda en el Louvre, lo más cerca que estuve del cuadro fueron los 5 metros de gente que había en el stand de Malborough que lo exponía para la venta – por unos tres millones de euros de nada. Un buen negocio para esta galería que lo compró en la casa de subastas Christie’s de Londres por 1’74 millones de Euros hace un par de años.

No sé si entre los 150.000 visitantes de ARCOmadrid hubo un comprador para “Madrid desde Torres Blancas”; sin embargo parece que el resultado final de esta 30ª edición es el de un clima de “recuperación de la confianza del mercado”, como dice la organización. En otras palabras: que la feria cumplió su punto UNO y se ha comprado más de lo que se esperaba. Así que, el próximo año no quiero escuchar a nadie llorando que ARCOmadrid está en crisis.

Y ahora, el punto DOS: Si quieres ver arte, éste no es tu sitio. Así que puse el pie en IFEMA para vivir mi «primera experiencia Arco» me di cuenta.

¿Que qué tal fue? Pues no vi mucho de “hacia dónde va el mundo del arte” esos días en Madrid. Eso sí conocí a mucha gente metida en este mundo del arte contemporáneo y hablando con una de estas personas la conclusión final sobre ARCOmadrid es que son “los Sanfermines del arte”.

Vaya, no recuerdo correr delante de ningún toro – entonces en Arco los debí ver pasar muy de lejos, desde la barrera de la barrera. Pero eso no es malo. Los encierros duran minutos, y el día es muy largo… Lo que se ve en Arco, lo que se vive en ARCO – a mi nivel «de usuario» – es la posibilidad de conocer gente muy interesante, de hablar mucho de arte y de otras cosas… a veces con sentido y otras soltando soplapolleces (esto último exclusivamente por mi parte). Como en los Sanfermines. Hay que vivirlo. Y luego volver a casa en AVE.

Fuente: ARCO 2011